La colitis es una enfermedad digestiva crónica caracterizada por la inflamación del revestimiento interno del colon. La infección, la pérdida de suministro de sangre en el colon, la enfermedad inflamatoria intestinal y la invasión de la pared del colon con colágeno o glóbulos blancos linfocíticos son todas posibles causas de inflamación del colon, colitis isquémica, reacciones alérgicas y colitis microscópica.

Los síntomas de la colitis dependen de la causa y pueden incluir dolor abdominal, calambres, diarrea, con o sin sangre en las heces. Aunque es una enfermedad muy común por el tipo de alimentación que tenemos, hay factores de riesgo que se tienen que tomar en cuenta para que esta enfermedad no tenga complicaciones.

Las pruebas comunes para la colitis incluyen radiografías del colon, pruebas de sangre y pus en las heces, sigmoidoscopia y colonoscopia.

La colitis es a menudo una afección de por vida y actualmente no existe cura. Sin embargo, existen opciones de tratamiento disponibles para ayudar a controlar la afección.

La diarrea es un signo común de colitis. Busca atención médica si la diarrea persiste durante más de dos o tres semanas, si hay sangre en las heces, fiebre o si la persona tiene signos de deshidratación. Las causas comunes de sangre en las heces incluyen hemorroides; sin embargo, es necesario investigar otras causas graves y tienes que acudir con un especialista.

La diarrea crónica puede provocar deshidratación y cambios en el equilibrio de electrolitos en el cuerpo. Si tienes algunos de estos síntomas graves, es necesario que agendes una cita con la: Dra. Angélica Consuelo Gutiérrez Chávez, Cirujana Gastroenteróloga.