Los gases y los eructos son condiciones normales en ciertos casos. El gas se produce en el estómago y los intestinos a medida que el cuerpo descompone los alimentos en energía. La hinchazón, es una sensación de que estás muy lleno, y es muy incómodo. Cambiar lo que comes y bebes a veces puede reducir los gases y aliviar las molestias causadas por los gases.

Eructar es la forma que tiene el cuerpo de expulsar el exceso de aire en el tracto digestivo superior. La mayoría de los eructos son causados ​​por tragar aire en exceso. Este aire a menudo ni siquiera llega al estómago, sino que se acumula en el esófago.

Puedes ingerir aire en exceso si come o bebe demasiado rápido, habla mientras come, masca chicle, chupa caramelos duros, bebe bebidas carbonatadas o fuma. Los eructos crónicos también pueden estar relacionados con la inflamación del revestimiento del estómago o con una infección por Helicobacter pylori, la bacteria responsable de algunas úlceras estomacales.

El gas en el intestino delgado o el colon generalmente es causado por la digestión o fermentación de alimentos no digeridos por bacterias que se encuentran en el intestino. Los gases también se pueden formar cuando su sistema digestivo no descompone por completo ciertos componentes de los alimentos, como el gluten, que se encuentra en la mayoría de los granos, o el azúcar en los productos lácteos y las frutas.

La persona promedio tiran gases o eructos hasta 40 veces al día. Cualquier cosa menos que esto es normal. Muchos creen que tienen gases o eructos excesivos porque es vergonzoso. Sin embargo, si estos eventos son graves, continuos, molestos o si le preocupan, debes hablar sobre tus inquietudes con un médico especialista como es: Dra. Angélica Consuelo Gutiérrez Chávez.